Maestro Armando Reverón – Insigne artista, artesano, creador y precursor del arte conceptual

Gran Maestro Armando Reverón - Ilustre pintor y artista venezolano - Artinsa
Desnudo acostado - Pintura de Armando Reverón - Artista y artesano de Venezuela
Desnudo acostado – Pintura de Armando Reverón – Artista y artesano de Venezuela

Armando Reverón – Pintor y Artista de Venezuela para el Mundo

Artista y pintor venezolano, pero no cualquier artista o pintor, sino uno de los mejores y más influyentes de todo el siglo XX en América Latina, la obra del Maestro Armando Reverón, fue concebida en su mayoría en un paraíso ubicado en el Litoral Central de Venezuela, precisamente en un lugar llamado «Macuto» en el Estado Vargas de nuestra pintoresca, preciosa y amada Venezuela.

cada obra de Armando Reverón logra capturar, en su estado más puro, y transmitir toda la luminosidad del trópico en un enfoque natural conceptual muy característico. De igual forma, el ilustre pintor venezolano, Reverón fue miembro soberano de la excelentísima Academia de Bellas Artes, junto a figuras de la talla de Manuel Cabré, Antonio Edmundo Monsanto y César Prieto (de los cuales probablemente hablaremos en próximos post en el blog cultura del Artinsa).

Según testimonios que relatan cómo fue la infancia de este queridísimo artista de Venezuela, a los pocos años de haber nacido en Caracas fue dado en crianza por su madre a un matrimonio de Valencia, los Rodríguez Zocca, quienes se encargaron de su primera educación. Su tío-abuelo materno, Ricardo Montilla, quien había realizado estudios de pintura en Nueva York, Estados Unidos, fue quizá el personaje que más influyó contribuyendo de manera significativa y definitiva a despertar su vocación, talento y gran pasión artística en su más puro estado.

En 1904, Armando Reverón vuelve con su madre en Caracas y en el año 1908, se inscribe en la Academia de Bellas Artes, donde recibió clases de los profesores Antonio Herrera Toro, Emilio Mauri y Pedro Zerpa.

Artesanos de Venezuela – Armando Reverón «La Luz de Venezuela»

El sorprendente rendimiento del artista venezolano le hizo ganar la notable recomendación de sus estrictos profesores de arte para obtener, al finalizar la carrera de 1911, una bolsa de estudios en el continente europeo. Aquel preciso año, Reverón viaja emociado a España, precisamente a la ciudad de Barcelona en donde ingresa recomendado en la prestigiosa Escuela de Artes y Oficios. A mediados del año 1912, Armando Reverón realiza un pequeño viaje de regreso a Caracas, vuelve a España y entra esta vez en la renombrada Academia de San Fernando en la capital de España, Madrid.

Armando Reverón - Firma del pintor y artista venezolano
Armando Reverón – Firma del pintor y artista venezolano

Según estudiosos y grandes conocedores de su interesante, sobresaliente y extraordinaria vida y obra como artista de Venezuela, Madrid dejó en Reverón una gran huella en su alma, además que fue cautivado por el fascinante mundo del gran pinto español Francisco Goya. Años más tarde, Reverón recordará con mucha emoción su transición por el taller de arte de Moreno Carbonero, un pintor realmente excéntrico y extravagante casi tanto como el maestro de maestros, Salvador Dalí.

En el año, 1915 nuestro gran artista venezolano, vuelve a su amada tierra, Venezuela, precisamente en Caracas, la capital, en donde reanuda su apasionante labor mientras asiste a las sesiones del exclusivo y prestigioso Círculo de Bellas Artes. Aunque, Reverón no se encontraba en Caracas cuando se creó y fundó el Círculo de Bellas Artes. Los fundadores de esta prestigiosa entidad cultural y artística, consideraban a Armando Reverón como alguien digno del Círculo, perteneciente con todo derecho.

Pintores de Venezuela – Época Azul – Cultura Venezolana

En 1916, el artista venezolano pinta al aire libre sus primeros paisajes resueltos dentro de una tonalidad azul, a ésta época se le conoce precisamente así, es decir, la «época azul» de Armando Reverón. No tardó en trasladarse a La Guaira donde pasa a vivir de dar clases privadas de dibujo y pintura, lo cual hace con vocación, pasión y verdadero amor. Allí conoce, en el carnaval de 1918 a Juanita Mota, quien se convertiría en su modelo, inspiración e inseparable compañera de vida el resto de sus días. Es en este mismo lugar, donde Armando consigue al pintor ruso llamando Nicolás Ferdinandov, a quien había conocido ya en Caracas el año anterior. Durante este tiempo Reverón visita frecuentemente el rancho de pescadores que Ferdinandov usaba en Punta de Mulatos, Estado Vargas, Venezuela. Así como este gran artista y artesano de Venezuela, escuchando los valiosos consejos de Nicolás Ferdinandov, toma la iniciativa de establecerse, albergándose en el litoral, iniciando con esto una nueva etapa clave en la vida y obra de este genio venezolano. Para 1921, Armando habita en un rancho de la playa, muy paradisíaco, con total contacto con la naturaleza y su espléndida armonía, en el sector de Las Quince Letras, Macuto, Estado Vargas, Venezuela.

Obra correspondiente al Período Azul del ilustre pintor y artista Venezolano: Armando Reverón "La Luz de Venezuela"
Obra correspondiente al Período Azul del ilustre pintor y artista Venezolano: Armando Reverón «La Luz de Venezuela»

No pasó mucho tiempo antes de que nuestro talentoso pintor venezolano se trasladara, yendo un poco más al sur de donde se hallaba en aquel momento, donde comenzó a construir por sí mismo «El Castillete» que usaría como hogar los siguientes días de su vida. Esta iniciativa marcó otra época en la vida y obra del artista, implicando un cambio notable en su conducta y obviamente, una transformación de sus conceptos artísticos, acentuándose más lo que se conoce ahora como «arte conceptual», de los cuales Armando Reverón fue pionero, precursor y visionario.

En este período de su vida, al adoptar hábitos primitivos y desvinculado de la ciudad y la sociedad normal, se ensimismó aun más, su excentricismo aumentó y sus obras eran cada vez más puras, de esas obras que emiten luz visible para el espíritu. Fue justamente en esta época cuando Reverón logró concebir una percepción más profunda de la naturaleza en todos sus sentidos y esto condujo al artista a experimentar una metodología distinta de pintar, acogiendo procedimientos y materiales que se adecuaban a su gran afán y pasión inefable de representar la atmósfera del paisaje bajo los efectos del deslumbramiento producido por la luz directa del sol.

Obras de arte Venezolanas – Armando Reverón, el genio juzgado de «loco»

Asimismo, el pintor venezolano, di a luz valores cromáticos nuevos y creo nuevos soportes, utilizando objetos autóctonos. Aquí se ve otra marca o un cambio de época en la vida y obra de nuestro ídolo artístico venezolano, a tal punto que el crítico Alfredo Boulton la demonominó «La época Blanca de Reverón», la cual se encuentra enmarcada aproximadamente entre los años 1924 y 1932. En 1933, a Reverón se le hizo un primer reconocimiento por sus obras de arte, al realizarse una exposición de su obra en el Ateneo de Caracas, que luego fue presentada en la galería Katia Granoff de París.

Obra correspondiente al Período Blanco del ilustre pintor y artista Venezolano: Armando Reverón "La Luz de Venezuela"
Obra correspondiente al Período Blanco del ilustre pintor y artista Venezolano: Armando Reverón «La Luz de Venezuela»

A comienzos de 1940, inició su “período sepia”, en donde se podía apreciar en diversos conjuntos de lienzos pintados en el litoral y en puerto de La Guaira y en donde los tonos marrones de las pinturas era predominantes como valor cromático de la composición; según los estudiosos y los testimonio, esto se debe a que el artista, en ésta época de su vida empleada elementos 100% naturales, a tal punto emplear excrementos.

Obra correspondiente al Período Sepia del ilustre pintor y artista Venezolano: Armando Reverón "La Luz de Venezuela"
Obra correspondiente al Período Sepia del ilustre pintor y artista Venezolano: Armando Reverón «La Luz de Venezuela»

En sus pinturas más notables se podría apreciar diversos paisajes de mares y tierras donde ponen en énfasis las marinas del Playón, a los que siguió lamentablemente, un período depresivo tras sufrir el artista una crisis psicótica aguda que obligó a su reclusión en el sanatorio San Jorge, de José María Finol. Ya que lo habían catalogado como «loco», muy probablemente personas que fueron capaces de concebir la pureza y la luz de su alma, o tal vez, de tanta luz, «quedó ciego», metafóricamente hablando. 

Una vez que Reverón se «recuperó», nunca más volvió a pintar como antes. A partir de aquel triste momento, se amparó, asilándose en un universo mágico, como un autista que, en torno a objetos y muñecas esculpidas por él mismo, dieron por iniciada a la última y delirante etapa de Armando Reverón, «la época expresionista» de su obra; una etapa figurativa singularizada por el uso de materiales tales como tizas, creyones y por una fantasía teatral que se tornaba más y más incontrolable pero que, a través de un dibujo que aspiraba a la corrección académica, buscaba restituir el equilibrio emocional de Reverón y su conexión cada vez más fuerte con lo natural.

Muñecas esculpidas por Armando Reverón
Muñecas esculpidas por Armando Reverón

La última de sus crisis ocurrió en el año 1953, la cual tuvo como consecuencia, la reclusión inmediata (por segunda vez) en la clínica de Báez Finol, el mismo año en que le era conferido el tan anhelado y exclusivo Premio Nacional de Pintura. Confortado por este tardío estímulo que tanto quería, pero que al final no pudo apreciar del todo, ya que aquellas personas le tenían más lástima que aprecio; laboraba con gran ímpetu para una exposición que había anunciado el Museo de Bellas Artes, cuando a los 65 años de edad, le sobrevino la muerte mientras se encontraba recluído en el sanatorio San Jorge en Catia, Caracas Venezuela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traductor »