La Virgen del Valle – Protectora de pescadores y Venezolanos

Festividad de la Virgen del Valle - Artinsa, arte, religión y cultura de Venezuela
Virgencita del Valle - Cultura y Religión de Venezuela - Artinsa
Virgencita del Valle – Cultura y Religión de Venezuela

Religión de Venezuela – Virgen del Valle – Protectora de Venezolanos

Según las antiguas tradiciones religiosas de Venezuela, la Virgen del Valle (también conocida como «Vallita» o «La Virgencita del Valle»), es notablemente reconocida como la Patrona del Oriente de toda nuestra hermosa Venezuela, la cual es frecuentemente venerada con especial devoción en Nueva Esparta, especialmente en la Isla de Margarita (La Perla del Caribe).

Todos los 8 de septiembre, se celebra su efemérides, día en cual miles y miles de peregrinos, turistas, margariteños y gente de Venezuela en general, visita el majestuoso e imponente santuario, situado en el Valle del Espíritu Santo, en la Isla de Margarita (Basílica menor de Nuestra Señora del Valle), en cercanía a Porlamar.

Las festividades de la Virgen del Valle suelen durar varios días y, en cada uno de éstos, la Virgen luce un hermoso vestidos diseñado con las telas proveídas por sus devotos de todas partes de Venezuela que vienen a admirarla y venerarla.

Historia sobre la Virgen del Valle

A principios de la conquista por parte de la Corona Española, se fundó, en la Isla de Cubagua, la ciudad de Nueva Cádiz (la primera ciudad de Venezuela). Poco tiempo después, Nueva Cádiz evolucionó radicalmente producto de la explotación de perlas y nácar que anudaban en sus mares, las cuales eran usadas por los habitantes indígenas como ornamentos personales y decorativos. En esta época de Venezuela, los habitantes de aquel entonces de Nueva Cádiz (porque actualmente se encuentra hundida bajo los mares que circundan la Isla de Cubagua), solicitaron a España una gran imagen de la Inmaculada Concepción para que ésta sirviera de protección a la ciudad en la que ellos habitaban.

Dicha imagen arribó aproximadamente en el año 1530, aunque al cabo de una década, precisamente el 25 de diciembre de 1541, un feroz huracán desmanteló Nueva Cádiz, arrasando múltiples estructuras importantes, incluyendo la iglesia en donde se encontraba la estatua de la Virgen. Como hecho interesante, la estatua de la Virgen quedó intacta, salvándose de aquel desastroso acontecimiento; los habitantes al ver esto, inmediatamente decidieron salvaguardar la imagen de la Virgen de eventuales sucesos de este tipo, por lo cual trasladaron la imagen en 1541 a una hacienda en lo que hoy se conoce como El Valle del Espíritu Santo, en la Isla de Margarita, Nueva Esparta, Venezuela.

Ahí construyeron una pequeña pero resistente ermita donde protegerla. Paulatinamente, dicho lugar fue tomando importancia y se le dio nombre a dicha imagen, la cual hoy se conoce como Virgen del Valle.

Basílica menor de Nuestra Señora del Valle - Margarita, Venezuela
Basílica menor de Nuestra Señora del Valle – Margarita, Venezuela

Alrededor del año 1608, en la Isla de Margarita se desató un período crónico de sequía, esto hizo que los habitantes de esta región de Venezuela (Margarita), tomaran la iniciativa de cambiar de lugar a la Virgen, llevándola por medio de una «procesión» hasta la ciudad de La Asunción (actual capital de la Isla de Margarita). Según los testimonios de aquellos que conocen y cuentan la historia, apenas culminó la procesión, el cielo cambió su tonalidad de azul claro a gris oscuro e inmediatamente se desató una fuerte lluvia que cubrió totalmente la Perla del Caribe (Isla de Margarita, Venezuela).

Adicionalmente al anterior relato existen muchos otras leyendas y cuentos sobre la mística Virgen del Valle. Los testimonios históricos de una de estas leyendas, nos narra que la imagen de la Virgen fue pintada por los ángeles, los cuales fueron los que hicieron llegar la Virgen del Valle a los indios nativos para éstos la protegieran de los abusivos conquistadores y explotadores de tierras y riquezas. Se cuenta que, uno de los guaiqueríes encontraron la imagen sobre algunos arbustos, entonces la tomaron y trasladaron hasta Palguarime para en su honor, construirle una capilla digna. Sin embargo, poco tiempo después, la Virgen apareció de nuevo en aquel sitio en donde había sido hallada.

Este acontecimiento les hizo entender a los indígenas nativos que aquel lugar era el «hogar» de ella, en donde debía estar y donde quería (según ellos) ser adorada y venerada; y así, poco a poco, fueron construyendo la capilla que hoy en día es el santuario que conocemos y tanto visitamos los venezolanos y otros turistas de todas partes del Mundo.

También existen otra leyenda, en donde se relata que la Virgen estuvo siempre al lado de los patriotas que lucharon con toda su alma en la feroz batalla de Matasiete, en pleno período de la guerra de Independencia de Venezuela. Desde este enfoque, era la Virgen quien animaba y daba fuerzas a los patriotas, tanto espiritual como físicamente, curando sus heridas, por esta razón algunos la reconocen como la Virgen Patriota.

La última historia o leyenda más impactante, es aquella por la cual se le atribuye a la Virgen del Valle, el nombre de «La Patrona de los Marineros». De hecho, los pescadores y marineros de toda la región son altamente devotos a ella, y siempre se escucha decirle que «La Virgencita del Valle es la más tierna y dulce de las madres». Todos y cada uno de los pescadores, antes de zarpar muy temprano en sus jornadas, o antes de lanzar sus redes, la invocan para que ilumine sus caminos y aparten las tempestades que pueden azotar los mares, poniendo en peligro sus vidas.

Finalmente, la leyenda indica que, un pescador de nombre «Domingo» se encontraba en búsqueda de perlas en las profundidades del mar, y de repente pisó una gran mantarraya que le empotró su aguijón. Poco tiempo después, este acontecimiento tuvo como consecuencia la ulceración infecciosa de una de sus piernas. Según los médicos la única opción para que Domingo pudiera conservar su vida era que se amputara la pierna. Ante los acontecimientos antes narrados, la esposa de Domingo fue llorando de rodillas a pedirle con mucha fe y devoción a la Virgen del Valle por la salud de su amado y humilde esposo.

Asombrosamente, el pescador Domingo sanó velozmente, como si de un milagro se tratase y de hecho, así fue. En aquel momento Domingo hizo un juramento, prometió solemnemente que, en pago le ofrecería la primera perla que consiguiera en los fondos del Mar Caribe. Cuando Domingo se curó totalmente, regresó a sus labores sin olvidar su promesa, yendo al mar en búsqueda de una perla, y la primera ostra que abrió, consiguió una perla que tenía exactamente la misma forma de domingo, incluyendo el rastro de la cicatriz producida por la punción del aguijón de la mantarraya.

Un suceso que demuestra esta increíble leyenda, es que la perla que encontró Domingo se puede apreciar en el museo del santuario, junto con los numerosos objetos de oro, plata y piedras preciosas que le han regalado diversas personas de Venezuela a la Virgen en pago de milagros concedidos.

En Artinsa te ofrecemos la mejor Arte y Artesanía de Venezuela

Llévate una imagen religiosa de tu preferencia, realizada con mucho amor por manos venezolanas, para que en donde estés puedas recordar nuestra cultura y religión ¡Que Dios los bendiga a tod@s!

Sin importar en donde te encuentres, ella te protegerá ?

Es bien sabido por muchos, que la Virgen del Valle protege a todos y cada uno de nosotros, los Venezolanos. Estemos o no en Venezuela.

La Virgen del Valle siempre estará tras de ti, cubriéndote con su manto celestial, aunque hayas, con lágrimas en tus ojos, abandonado tu amada tierra, Venezuela, para construir un mejor futuro. Pero mejores tiempos volverán, el sol de un nuevo tiempo borrará la oscuridad que opaca nuestro país actualmente y, finalmente, sobre nuestro cielo, la oscuridad desaparecerá, apreciándose un intenso azul y la imagen de la Virgen en sus nubes, anunciando el regreso de todos nuestros hermanos y hermanas venezolanas que tanto anhelan volver a sus raíces.

Calma en la tempestad - Theo Mora - Artista y Artesano Venezolano - Artinsa
Calma en la tempestad – Autor: Theo Mora – Artista y Artesano Venezolano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Traductor »